¿Cómo hacer más eficientes los aeropuertos?

Un aeropuerto es una ciudad en miniatura con importantes retos en cuanto a automatización, inteligencia y gestión de energía.

Que los aviones aterricen y despeguen de forma segura y a tiempo es el primer paso para determinar que un aeropuerto funcione de forma correcta y a su vez, posiblemente, es la punta del iceberg de una cadena de procesos que arrancan desde mucho antes, por ejemplo, al comprar el tiquete de viaje o al decidir exportar una carga.

Porque el aeropuerto no es solo la pista o la terminal, sino todo el complejo de automatización de las luces de pista y sistemas de proximidad, sistemas metereológicos, control de tráfico aéreo, telecomunicaciones e información en tiempo real a los pilotos y torres de control, vías de acceso tanto para pasajeros como para la carga, así como la infraestructura que soporta la gestión de los mismos, sin dejar de lado las exigencias que un edificio moderno debe ofrecer en cuanto a automatización, ventilación, acceso, seguridad, confort, aires acondicionados, sistemas de circuito cerrado de televisión CCTV, entre otros.

“Un aeropuerto es un sistema complejo que opera como una Empresa de Servicios que requiere para su correcto funcionamiento de calidad y confiabilidad en la energía eléctrica, comunicaciones, redes y bases de datos de gran velocidad, sistemas altamente confiables para garantizar la seguridad y uso placentero en las instalaciones y aeronaves que lo conforman para todos los usuarios tanto pasajeros, personal de aerolíneas, personal de carga, encomiendas, etc., Así,  que su zona de influencia lo vea como un ícono de progreso y no como un cuello de botella”, afirma Fabio Cortés Gerente Segmento WWW & Infra Andean Clauster de Schneider Electric.

Cifras aterrizadas

Colombia entiende muy bien el papel que los aeropuertos tienen en el mejoramiento de la productividad, el comercio nacional e internacional y, por consiguiente en el desarrollo del país.

Inversiones de cerca de 3.1 billones de pesos por parte del gobierno, demuestran la importancia  de los aeropuertos en toda la estrategia económica nacional.  Según las cifras de la Presidencia de la República se pretende mejorar el desempeño de 58 terminales en 26 departamentos del país, incluyendo por ejemplo, las terminales en el Chocó, la Costa Caribe, los Llanos, sin dejar de lado ambiciosos proyectos de mejoramiento de la infraestructura para  los aeropuertos de mayor tráfico e impacto económico de las grandes ciudades del país y de la región.

Por ejemplo, el aeropuerto El Dorado de Bogotá,  que en realidad es el segundo más importante de Suramérica por la cantidad de pasajeros y de carga que se transportan a través suyo, de acuerdo con las cifras de la ACI (Consejo Aeroportuario Internacional), pues pasó en poco más de 5 años de 14 millones de pasajeros a cerca de 30 millones y seguirá creciendo: El gobierno nacional planea crear un segundo aeropuerto, El Dorado II, alterno al actual para complementar el flujo de carga y pasajeros que esta importante terminal gestiona. Se espera que este complejo de aeropuertos, transporte en 2041, más de 60 millones de pasajeros y de carga en Bogotá.

Visión de largo plazo 

Así, las obras de infraestructura aérea en el país deben proyectarse con miras a cumplir la tarea de permitir un mayor flujo de vuelos, pasajeros y carga, de manera eficiente y con costos bajos.

Para lograrlo, un aeropuerto, debe aprovechar las tecnologías más avanzadas que estén disponibles para proyectar su crecimiento y expansión en dos, tres, cuatro o más décadas, analizando desde la forma como los usuarios acceden al aeropuerto, incluyendo vías y transporte público, el impacto de un crecimiento orgánico en su entorno y el aprovechamiento al máximo de su terreno para optimizarlo y convertirlo en un organismo más limpio en términos de uso de combustibles fósiles y otros elementos que incrementan la huella de carbono.

Schneider Electric tiene la tecnología y el conocimiento necesarios para que los aeropuertos del país crezcan de forma sostenible y contribuyan al desarrollo de sus zonas de influencia de forma eficiente. Esto se demuestra con su participación en diversos proyectos Aeroportuarios en todo el mundo, que cubren desde aeropuertos de gran tamaño como el de Ginebra, Suiza, el de Barcelona, entre otros.

El aeropuerto de El Prat, en Barcelona, es un buen ejemplo de esta operación: Con más de un millón de señales por gestionar, con 250 mecanismos de tráfico de pasajeros, entre escaleras y pasillos eléctricos, rampas y elevadores, sumados a 300 paneles de información primarios y 1.300 secundarios, 10.000 reguladores, sensores y líneas, sin dejar de lado 26 centros de transformación, 247 bombas y válvulas para el sistema de ventilación, 30.000 detectores de fuego, humo y sistemas controlados,  solo para el área de pasajeros.

Por otro lado, están los 6.000 motores, 20 kilómetros de bandas transportadoras y sensores de todo tipo, el Aeropuerto de Barcelona, es un buen ejemplo de uso centralizado de sistemas de gestión, para manejar todos estos procesos desde una sola solución.

Schneider Electric tiene la tecnología y el conocimiento necesarios para que los aeropuertos del país crezcan de forma sostenible y contribuyan al desarrollo de sus zonas de influencia de forma eficiente. Esto se demuestra con su participación en diversos proyectos Aeroportuarios en todo el mundo, que cubren desde aeropuertos de gran tamaño como el de Ginebra, Suiza, el de Barcelona, entre otros.

Prensa Schneider Electric

Etiquetas

También te puede interesar ...

0 pensamientos sobre “¿Cómo hacer más eficientes los aeropuertos?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *